Documental sobre la vida del dirigente social Juan Rivera, herido a bala por un Carabinero en el paro nacional de 1962 quedando como preso político en el Hospital José Joaquín Aguirre por 18 meses. Militante del Partido Comunista que entre muchas acciones sociales, lideró la toma y posterior fundación de la Población Santa Julia en la comuna de Macul. Una historia de perseverancia, compromiso, consecuencia, amor y convicción. La dignidad de los valores humanos y el compromiso incondicional como motores para la vida y la historia.
Conocí a Juan Rivera a través de una de sus hijas, Julieta, quien buscaba rescatar la historia de su padre porque consideraba que además de hermosa, era un ejemplo a seguir por la fortaleza, moral, compromiso y consecuencia que como hombre, padre y comunista, mostraba y mantenía inalterables sin importar la adversidad o la bienaventuranza que le propusiera la vida.

Una amiga en común nos puso en contacto y apenas escuché los primeros relatos de la historia de don Juan Rivera a través de la voz de su hija, la admiración que ella ponía en cada palabra no disfrazaba en absoluto la realidad contenida en ese relato. Bastaron algunos pasajes para que yo identificara sin lugar a dudas, una experiencia de vida notable e indiscutiblemente ejemplar, que debía ser conservada en la memoria documental social por el bien de todos.

Fue así como comenzó esta larga historia de trabajo interrumpido muchas veces y entrampado otras tantas, que desde el año 2008 hasta hoy, junio de 2018, me fue internando en un mundo de gran valor humano, donde la acción social se manifestaba en toda su posible realidad, en la persona de Juan Rivera. Sin ningún disfraz, sin adornos ni metáforas, don Juan fue abriendo su biografía con una honestidad y transparencia absolutas, demostrando que el bien sentir y el bien hacer no temen mostrarse como tales. Una historia llena de trabajo, astucia, inteligencia, coordinación, liderazgo, y bien común, completaron un cuadro objetivo de una etapa donde la lucha obrera y social por la dignidad, fue cruenta, dolorosa, valiente, eficaz, y poderosa. Donde las conquistas de lo elemental apenas, se transforman en logros colectivos y potenciadores. La organización social era fuerte y poderosa, grande y transversal, honesta y congruente. Y por tal potencia, la respuesta del enemigo fue brutal.

Necesité 10 años para completar este proyecto documental, pues la vida misma propone siempre otras prioridades, y siendo un trabajo totalmente a pulso y con recursos propios, no había más alternativa que avanzar como fuera, pero avanzar. El objetivo es lo importante. Los plazos son relativos. Que no se apaguen las voces” es el lema que me motiva a desarrollar este trabajo Documental de Rescate de Memoria Social, como un aporte honesto, sin más ambición que significar un canal de conexión entre distintas generaciones, uniendo las experiencias de vida y ayudando a reconstruir nuestra cultura.

Osvaldo Rodríguez

Realizador Documental “El corazón de un militante”

8 de Junio 2018

AGRADECIMIENTOS ESPECIALES:

  • Juan Rivera Carrión y Familia Rivera Fuentealba: por su maravillosa voluntad, honestidad y sencillez para otorgar el testimonio de sus vidas y por haberme confiado su historia para compartirla con todos. Especial agradecimiento a Julieta Rivera Fuentealba por su trabajo directo en producción y gestión.
  • Iris Colil Barra y Julio Pinto Vallejos: por su aporte fundamental en el financiamiento para poder terminar este documental.
  • Remis Ramos Belmar, Fernando Velo e Igor Rosenmann: por su gran generosidad al apoyar este trabajo con el fundamental aporte de sus fotografías, que contribuyen con un tremendo contenido gráfico.
  • César Bunster Ariztía: por el apoyo en la gestión y organización del estreno en el ICAL.
  • Colectivo Siboney: a todo su equipo por la espléndida organización del estreno.
  • Patricio Cruz: por su apoyo en la gestión de patrocinio.
  • Roberto Molina: por su trabajo como fotógrafo oficial del estreno.
  • Carlos Dittborn: por su permanente apoyo,  valoración de mi trabajo y por hacerse cargo del control de la proyección en el estreno.
  • Al equipo de profesionales de ICAL: por su trabajo en la organización del estreno.
  • Agradezco especialmente a mi esposa Cecilia Obreque: por su permanente e incondicional apoyo, su paciencia, su generosidad al otorgarme todo el tiempo necesario para hacer este proyecto, a su palabra siempre alentadora, positiva y fortalecedora, a su amor por lo que soy y hago. Por estar siempre.

COMENTARIOS

Roberto Molina: Felicitaciones. Tu labor de rescate de la memoria social de Chile es excelente.

Patricio Cruz: Felicitaciones Osvaldo que gran tarea realizas con el ejercicio de memoria. Un orgullo sentir como se valora la vida y la historia de un tremendo ser humano, por militantes como el compañero Juan Rivera es que el partido sigue existiendo, aunque nos cueste, a seguir su ejemplo!!

Evelyn Bahamondes: Un merecido reconocimiento a tu papá, respetado compañero.

Julieta Rivera: Mi viejo Comunista!! 74 años de militancia y lucha junto al pueblo.Un sobreviviente de la vida.

Inés Torres Muñoz: cuando y donde se estrenara… saludos y felicitaciones

Nicha Paihuano: Un imprescindible.

Ana Clara Araya Valdebenito: Esperaremos ese estreno entonces.

José Oda Camplá: Estaremos al aguaite en cuanto ud. diga upa nosotros chalupa.

Jorge Rozas Ramírez: Allí estaremos Osvaldo.

Sol Sol: Éxito!!! De ahí somos.

Nelly Horta: Felicitaciones por este nuevo trabajo. Esperamos poder conocerlo apenas se de la oportunidad.

Chechy Arancibia Rivera: Me encantaría poder verlo sera un gran documental.

Yuri Rivera Rivera: Grande Abuelo Juan Rivera un orgullo! Cuando el espíritu es lo único que nos hace fuertes! Uno de los pioneros de los movimientos sin Casa en Chile y Latinoamérica, y sin ahondar más, pero el hombre ha sido un luchador de distintas causas sociales.

Mireya Rivera Fuentealba: Gracias mi querido Osvaldo que lindo regalo para nuestra familia y nuestra querida familia comunista me enorgullece tener a este viejito como padre y compañero y poder compartirlo con su amada gente de su partido comunista.

Myriam Rivera: Qué homenaje tan bello a nuestro viejito y mil gracias por valorar a un grande un imprescindible que es nuestro maravilloso padre, gracias por hacerle este homenaje en vida.

 


PATROCINAN