DOCUMENTAL

VOY Y VUELVO

Víctor Hugo López Salas, nació el 26 de octubre de 1955. Realizó su colegiatura en el Internado Nacional Barros Arana. A edad muy temprana pasó a integrar las Juventudes Comunistas de Chile (JJCC). Ingresó a la Universidad de Chile a estudiar Ingeniería Informática. Posteriormente terminó esta carrera en la Universidad de Santiago de Chile (USACH). Durante la Dictadura Cívico Militar que se instaló en Chile en el Golpe de Estado el 11 de septiembre de 1973, fue detenido y torturado por las fuerzas de seguridad de Pinochet. Desde muy joven sintió atracción por la literatura escribiendo poesía y microcuentos, integrando varios talleres literarios a lo largo de su vida, editando una serie de libros con su poesía, y participando en varias antologías con poesía y cuentos. En el año 2016 decidió recorrer el mundo comenzando por Latinoamérica, Centro América y siguiendo con Europa y Asia. Falleció en el aeropuerto de Bangkok en Tailandia el 10 de enero de 2017.

El escritor y poeta Víctor Hugo López en Oslo, Noruega. 2016

QUE PROFUNDA EMOCIÓN RECORDAR EL AYER

Ella se fijaba en los ojos de él, llena de esa vergüenza para mujer con educación primaria incompleta, que por déficit intencional no se aprendió el jingle “de noche y de mañanita”, que promovía el uso de pasta dentífrica. Su vestido de popelina, hacía juego con las aguas verdes de una laguna bajo cuidado municipal. De él, el terno poseía el brillo cremoso de no haber tenido el privilegio de visitar una lavandería en sus dieciocho años de vida. Tomó las manos de ella, con esa naturalidad con que tomaba el martillo de albañil, para ponerla en los remos y clavarle en la frente su amor. Así, en botes pintados con franjas azules, amarillas, rojas, naranjas y negras, Nadia y Basilio, paseaban sus romances los domingos, surgían los pasos de quién pasaría por los talleres de la Escuela Industrial Quinta Normal y de la Agrupación Cultural Gestación, por los pasillos de la Universidad Técnica del Estado y del Estadio Nacional, por los canales de Venecia y del TV cable, sin que alguien se fijara en sus ojos.

Este microcuento recibio una de las 14 menciones honrosas en el concurso “Tenemos cuento” convocado por la USACH en Julio de 2014, como parte de las actividades conmemorativas de sus 165 años.

Conocí a Víctor Hugo en una entrevista que realizamos para el documental “ACU, Recuperando el Sueño”, en el año 2006, donde hicimos un recorrido por la Facultad de ingeniería de la Universidad de Chile, cede y lugar de fundación de la ACU. Desde esa oportunidad mantuvimos contacto ocasional, hasta el estreno del documental el 8 de septiembre de 2016, mientras él viajaba por el mundo. Desde que se enteró que el documental estaba próximo a estrenarse, o dejó de apoyar el proyecto con un enorme esfuerzo de difusión y contacto. A partir de ahí, conversamos por Internet casi todos los días, intercambiando opiniones sobre el documental y hablando de política, historia, sociedad, cultura, poesía y la vida. Tuvo oportunidad de ver el documental durante su viaje y su entusiasmo por difundir la película creció más aun. Nunca dejó de vincularme con personas valiosas hasta sus últimos días. Una vez que el salón de chat quedó en silencio por dos días continuos, supe que algo había sucedido. Pregunté si estaba bien, le comenté mi extrañeza por su silencio inesperado. Mi amigo Víctor Hugo había fallecido en el aeropuerto, esperando reunirse con su hijo para volar hacia otro destino. Y así fue. Sin embargo no alcanzaron a reunirse. Víctor voló antes y para siempre, dejándonos todas sus virtudes, su ejemplo y sus poemas. En reconocimiento a esta breve pero gran amistad, decidí hacer este pequeño documental en su memoria. Tengo la sensación de que le ha gustado. También sé que algún día me lo dirá.

Portada Revista Concurso Literario “Palabras para el Hombre”, realizado por la ACU (Agrupación Cultural Universitaria) en 1981.

Poema “Epitafios para una muerte en vida” de Víctor Hugo publicado en el  Concurso Literario “Palabras para el Hombre” en 1981.

En este poema aparece el verso “Voy y vuelvo, Jesucristo” que fue plagiado por Nicanor Parra.

Tomando como material una selección de fragmentos de esa entrevista para el documental de la ACU realizada en la Facultad de  Ingeniería en el año 2006, y las fotografías y videos que Víctor Hugo realizó durante su viaje por diferentes países del mundo entre el 2016 y el 2017, más algún material disponible de su biografía, decidí plasmar en un relato audiovisual de 24 minutos, el último vuelo de Víctor. Un viaje de emociones y poesía donde podemos acercarnos a una parte de su obra, su voz y su mirada.

Víctor Hugo compartiendo con Patricio Manns en Paris, Francia. 2017.

Víctor Hugo López en Saint Petersburg (ex Leningrado), Rusia. 2016

Balbuceo de una conclusión en verde
(aflora de tanto mensaje que la contiene, interrumpiendo labores superficiales)
11
Surgen como el cariño que se hace al andar
sobreviven por una casualidad romántica
                                                                                   -mira que suerte han tenido-
Pueden ser lo que no fueron
fluyen, arrítmicamente fluyen
les desagrada ser los íconos que pintan
parecen una bandada que imita y repite
aletea en otras palabras se engolosina
repitiendo imitando lo que quisieron ser
Comprobar que se puede ser lo que se quiere ser
corrobora a la nostalgia como un modelo descontinuado
de la menos mala injustificación para verse conversando
Aunque les rodee lo mas estéril
ya no hacen juego con el abandono
viven de puros amores malditos

ada.

Cuando me encontraba en Pucatrihue esperando el año nuevo junto a mi esposa, en la zona de San Juan de la Costa, al sur de Chile en la provincia de Osorno, conversando con Víctor respecto del resultado del documental de la ACU en su primera etapa de presentaciones luego del estreno y la última muestra en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, le menciono mi entera satisfacción con la experiencia y describo todas las emociones que había tenido al respecto, terminando mi mensaje con esta frase: “fue un potente cierre de año, qué quieres que te diga…”

Ese 29 de diciembre de 2016, Víctor Hugo me responde:

¿Qué quiero que digas? Me la voy a tomar denotativamente:

Quiero que me digas que te sientes portador de un lapso significativo de la historia política y cultural de la Universidad de Chile.

Quiero que me digas que te sientes portavoz de un piño de viejas y viejos soñadores que fueron jóvenes realistas, en el sentido de capacidad de realización y sentido de la realidad.

Es repoco lo que quiero que me digas como portacámara de la resistencia del Pucatrihue de la Utopía.

Que pases un año nuevo pulento en el escarpado de San Juan de la Costa con la mujer que estas amando.

Abrazo